,
Revolta Global
Arrel de la web > Formació > Economia/ Relacions internacionals > La economía en el periodo de transición

La economía en el periodo de transición

Ernest Mandel

dilluns 6 de novembre de 2006

Totes les versions d'aquest article:

  • [català]

 


Introducción

Exceptuando unas pocas observaciones generales diseminadas en ‘La ideología alemana’, ‘El Capital’, ‘La critica al programa de Gotha’ y su correspondencia, Marx y Engels no desarrollaron ninguna visión sistemática acerca de la organización de la economía que seguiría inmediatamente al derrocamiento del capitalismo. Ello no fue una omisión accidental sino una abstención deliberada. Los fundadores del materialismo histórico creyeron que no era tarea suya formular un esquema confeccionado de la sociedad futura porque tal sociedad sólo podría ser el resultado concreto de las condiciones en que apareciera (1).

Aunque la actitud de Marx y Engels es comprensible, no podemos evitar lamentarla. Por razones bien comprensibles la caída del capitalismo se inició en países relativamente atrasados en su desarrollo industrial y capitalista, a pesar de que Marx predijo que la transición al socialismo resultaría del desarrollo capitalista más avanzado y en varios países clave al mismo tiempo. Bajo estas especiales condiciones, la llegada de una nueva sociedad ha sustituido un conflicto por otro. Se ha sustituido el conflicto entre relaciones de producción capitalista y las fuerzas productivas, cuya expansión impiden por un conflicto entre un modo de producción más avanzado y un desarrollo de las fuerzas productivas que no corresponde todavía a las necesidades de esta progresiva base económica. En lugar de concentrarse en un proceso de creación de nuevas relaciones de producción y nuevas normas de distribución, los líderes de las sociedades en transición han tenido que centrar sus esfuerzos en expandir ellos mismos las fuerzas productivas. La deformación burocrática y degeneración de la sociedad de transición, como resultado del aislamientote la revolución en uno o varios países relativamente atrasados, han agrandado ya estas nuevas contradicciones que Marx sólo pudo percibir oscuramente (2).

De acuerdo con el método que Marx aplicó al estudio del modo reproducción capitalista, solo sería posible un análisis sistemático de las características generales del período de transición con la aparición de esta economía en su forma avanzada y estable (3). Es poco probable que la historia futura considere la actual economía de la URSS como esta forma, por no mencionar los otros países con una base económica socialista. Parece realmente posible extraer algunas conclusiones económicas de la rica y variada experiencia de todos estos países. Sin embargo sistematizar estas experiencias en la forma de una teoría económica general del período de transición parece prematuro, sino imposible, tanto por la ausencia de formas más maduras de esta economía cuanto por la dificultad de diferenciar lo que es peculiar al contexto específico de su nacimiento en unas circunstancias de retraso de lo que corresponde a su mas profunda naturaleza histórica.

Cualquier intento de formular una teoría económica del modo de producción capitalista sobre las bases de las manufacturas inglesa y alemana del siglo XVII estaba, de la misma forma, condenada a un cierto fracaso. Son bien conocidos los contratiempos de los fisiócratas, que buscaron formular una teoría económica general basada en la realidad de una Francia esencialmente agrícola, aunque esta agricultura sirvió como base para un capitalismo industrial, comercial y financiero ya avanzado.

Pero la falta de una teoría económica general del período de transición (hasta el momento en que el derrumbe del capitalismo en varios países industriales avanzados haga posible observar el funcionamiento de una economía de este tipo social de la necesidad de llevar a cabo una acumulación socialista primitiva) (4) un análisis más sistemático de las principales experiencias de construcción económica en los países no capitalistas es útil y necesario. Es útil porque nos ayuda a orientar políticamente a las fuerzas revolucionarias que se enfrentan ya con fenómenos similares o lo harán mañana. Es necesario porque nos permite realizar una crítica marxista de este nuevo capítulo de la historia económica libre de aspectos coyunturales y polémicas faccionales.

Pueden formularse un cierto número de problemas objetivos y opciones clave que definen ampliamente la dinámica económica y social de la época de transición del capitalismo al socialismo en los países menos desarrollados.

titre documents joints


contacte revolta global contacte  |  contacte amb el webmaster webmaster  |  Seguir la vida del lloc RSS 2.0  |  tornar a dalt inici