,
Web de RevoltaGlobal
Portada del sitio > Notícies > Internacional > ¡Ganar es posible!

¡Ganar es posible!

Domingo 24 de octubre de 2010

Todas las versiones de este artículo:

  • [Español]

 


Por Basile Pot [1]

Son ya 7 semanas de huelgas y de manifestaciones que se mantienen a un nivel elevado, que se van desarrollando al ritmo de la movilización.

Después del éxito de las manifestaciones del sábado 16 de octubre, el día de huelgas y de manifestaciones del 19 de octubre fue de nuevo un éxito con un gentío de 3 millones y medio en la calle y la presencia masiva de la juventud, los alumnos de instituto de segundaria y los estudiantes entraron en el movida.

Con varios millones de manifestantes cada vez, se trata de la confirmación de un movimiento profundo que atraviesa todo el país. Una reforma impopular por encima del 70 % no puede hacer otra cosa que animar a las y a los que luchan y empujar a los demás a participar en las manifestaciones para dar soporte al movimiento.

Todavía el 7 de septiembre, las manifestaciones y las huelgas eran sobre todo un medio de señalar su descontento, pero todavía faltaba la suficiente confianza a gran escala como para decirse que era posible ganar.

Poco a poco las cosas fueron cambiando, la fuerza de la masa, cada día mas numerosa en las manifestaciones, las huelgas con amplia participación, las discusiones entre colegas, devolvieron el coraje. La arrogancia del poder ha acabado por convencer a los más timoratos de que era necesario replicar, no dejarse hacer. Pues en el movimiento en curso hay una fuerza que no se mide solo que por el número de manifestantes, es algo profundo: la idea que "la equidad", la legitimidad, están de nuestro lado y «que si nuestros bolsillos están vacíos, el vaso está a rebosar», que ha llegado la hora de levantar la cabeza, que se trata de una cuestión de dignidad.

Esta toma de conciencias se ha hecho "poco a poco", al ritmo de las huelgas y las jornadas de movilización, pero cada vez se muestra más evidente que días de acción espaciados aquí o allá no bastarán para hacer retroceder a este gobierno. ¡En verdad nunca habíamos hablado tanto de huelga prorrogable como estas últimas semanas, hasta el punto de que el 61 % de los sondeados se dicen favorables a huelgas prolongadas! ¡Haría falta un empujoncito y... las direcciones de las confederaciones sindicales, aunque sean empujadas por el movimiento, se cuidan muy mucho, de evitar la crisis política "abierta", de llamar a la huelga general para conseguir retirada de la ley!

Sin embargo, la huelga del 12 de octubre habrá observado a varios sectores clave, sobre todo del transportes (puertos, la SNCF, transportes públicos, sector aéreo) y de la energía (refinerías, centros Edf, etc...) lanzarse o amplificar las prórrogas. Pero asimismo es en multitud de lugares en donde la

huelga estalla: en pequeñas empresas del sector privado con paros de una hora, en las delegaciones de Hacienda, en los "Polos de empleo", en los empleados municipales y otros empleados del territorio, la Salud, el Correo, la Escuela

Pública, etc y por supuesto con la llegada de los jóvenes alumnos de secundaria y universitarios.

Raramente hemos visto tantas iniciativas tomadas en cualquier lugar, hierve en todos los sentidos y tanto mejor, manís locales organizadas en "dos tiempos tres movimiento", encuentros entre asalariados de diferentes empresas, bloqueos de entradas de polígonos industriales, etc... En algunos lugares, como en el Havre, cada tarde se realiza una asamblea general interprofesional que edita una octavilla de la huelga en ligazón con la Intersindical. En otros lugares AG de ferroviarios deciden dirigirse hacia los piquetes de las refinerías, profes toman la palabra en las AG de empleados municipales, etc... Es una especie de reconstrucción, la vuelta a las prácticas de lucha, de organizaciones, necesarias pero olvidadas desde hace demasiado tiempo.

Y en pocos días, el clima cambió. ¡Es un giro! Sentimos en todas partes que puede haber un vuelco, que la movilización puede llevarse la partida, que hay una posibilidad a agarrar: que ganar es posible. Pues, si hay numerosas huelgas aquí o allá, estas son todavía demasiado minoritarias, demasiado dispersas.

Es a través de la huelga que podremos influir sobre la correlación de fuerzas. Por eso recordamos que somos nosotros quienes hacemos funcionar la economía, que todas las riquezas son el producto de nuestro trabajo. Y si por el precarización cada día más fuerte, numerosos asalariados tienen dificultades para hacer huelga (interinos, CDD, paro, RSA, etc), es necesario asociarles al movimiento, particularmente en el momento de las acciones de bloqueos (polígonos industriales, depósitos de esencia, etc) y en las manifestaciones de masas.

Pero es la huelga quien permite bloquear la economía, permite a los asalariados tomar el tiempo de reunirse, de organizarse, de ir al encuentro de otros trabajadores de las empresas vecinas, de tomar su lucha en mano. Esta es la tarea a la que hay que aplicarse.

La febrilidad de un gobierno que golpea a los jóvenes, envía a los polis a las refinerías, nos confirma en la idea que no hay que abandonar nada. Hay que hacer caer en la huelga a las y los que todavía dudan.

Un rechazo esconde a otro: detrás del rechazo de la reforma de las jubilaciones, está en el punto de mira el rechazo de Sarkozy y a su política al servicio de los capitalistas.

¡Es una crisis social y política, es un movimiento profundo el que llama a la dimisión de los Sarkozy, Fillon y de otros Woerth! ¡Que cedan o que se larguen!

Notas

[1Artículo traducido de la página web del NPA por Fede.


contacte revolta global contacte  |  contacte amb el webmaster webmaster  |  Seguir la vida del sitio RSS 2.0  |  tornar a dalt inici